Es muy frecuente que nos lleguen clientes porque tras la gestión de la empresa X o del especialista Y “han dejado de estar posicionados“. Frase más repetida “antes salíamos en todos lados y ahora no“. Bien. A estas empresas, por lo general, les ha caído una penalización de Google Penguin. Hemos llegado a encontrarnos perfiles de clientes con más de 100.000 backlinks directos de páginas distribuidas por todo el mundo. Hacer eso es un suicidio. No puedes colapsar tu página con enlaces de baja calidad, alta, intermedia, de cualquier idioma y de cualquier país.
En cualquier caso, sería un error pensar que basta con optimizar el texto de una web para obtener un buen posicionamiento en Internet. De hecho, debido a la irrupción de las verticales de búsqueda en el año 2007 —es decir, los distintos apartados de búsqueda presentes en los buscadores (por ejemplo, “web”, “imágenes”, “noticias” o “libros”, en el caso de Google)—, también es preciso trabajar estos dos últimos formatos dentro de la estrategia de SEO.
Por lo que respecta a las técnicas de SEO offpage, ya mencionadas en el segundo parágrafo, conviene tener presente que existen dos tipos de enlaces: los denominados dofollow (que confieren autoridad, como si de un voto positivo se tratara, a la página a la que apuntan) y los nofollow (marcados expresamente con un atributo para que no sean tenidos en cuenta por los buscadores a la hora de transmitir autoridad a la web en cuestión). Actualmente, lo ideal es que un site albergue una combinación equilibrada entre ambas tipologías. Para atraerlas, existen numerosas técnicas, como poner en marcha un blog, pedir a los clientes de la empresa que incluyan el link de la web en su site, redactar artículos y enviarlos a agregadores de contenidos o escribir en blogs de gurús influyentes en Internet como invitados.
Como sucede con casi prácticamente todo en el mundo de la tecnología, lo que se aplicaba el año pasado en las estrategias de marketing online es muy probable que ya no sea válido este año debido al constante cambio al que está sometido el sector. Es por esto que con la entrada de cada nuevo año usted debe reevaluar sus estrategias y comprobar cuáles funcionan y cuáles no.
Te preguntarás: "¿pero esto qué tiene que ver con una estrategia de SEO?" La cuestión es que saber quién es tu buyer persona es un dato de información importante que debes tener en cuenta en cada paso de cualquier estrategia. Es una tarea a la que no muchos le dan la prioridad que se merece y, sin duda, puede determinar el éxito de tu estrategia de posicionamiento web. 
×