El contenido de nuestra web debería tener palabras clave que sean útiles sea cual sea la intención del usuario. Pero hay varios artículos que insisten en que deberíamos centrarnos especialmente en las palabras clave long tail ya que te posicionan mejor en un nicho de mercado y es con las que consigues más conversiones (que tus usuarios te compren). Un ejemplo es el artículo Qué es el ‘Long Tail SEO’ y cómo aprovecharlo para tu blog de Berto López.
Por otra parte, no hay que confundir el SEO con el SEM. El SEO es posicionamiento orgánico y no exige pago alguno al buscador, y el SEM (Search Engine Marketing) se refiere a la gestión de enlaces patrocinados o de pago en los sistemas publicitarios de los motores de búsqueda. Para realizar las campañas SEM, los motores de búsqueda ofrecen herramientas de publicación de anuncios, como Google AdWords, que es la más popular.

Google Keywordplanner: Esta aplicación en teoría es de uso preferente para analistas de cuentas que quieran desarrollar una campaña a través de Google Adwords. Pero la calidad de sus resultados la convierten en una opción preferente para especialistas en SEO. Pero tiene un pequeño inconveniente. Desde hace algún tiempo Google solo devuelve resultados aproximados a usuarios que no han tenido campañas activas en la cuenta usada para hacer el análisis. Sin embargo, si en la cuenta con la que accedemos a Keywordplanner hemos tenido activa una campaña de Adwords, los resultados serán precisos.


El SEO es una de las “disciplinas” que más ha cambiado en los últimos años. Solo tenemos que fijarnos en la gran cantidad de actualizaciones que ha habido de Penguin y Panda, y cómo éstas han dado un vuelta de 180 grados a lo que se entendía por SEO hasta hace poco. Ahora con el SEO se persigue lo que el propio Matt Cutts califica como “Search Experience Optimization” o lo que es lo mismo, “todo por el usuario”.
Off-site: El SEO off-site es la parte del trabajo SEO que se centra en factores externos a la página web en la que trabajamos. Los factores más importantes en el SEO off-site son el número y la calidad de los enlaces, presencia en redes sociales, menciones en medios locales, autoridad de la marca y rendimiento en los resultados de búsqueda, es decir, el CTR que tengan nuestros resultados en un motor de búsqueda. Seguro que estás pensando que todo esto está muy bien y que es muy interesante pero que tu está aquí para saber porque necesitas el SEO en tu web y que beneficios obtendrás si lo integras en tu estrategia online.
Una vez establecidos estos objetivos, conviene determinar a quién va dirigida una determinada campaña de SEO. Llegados a este punto, hay que distinguir dos conceptos clave: por un lado, el perfil del comprador ideal, que es una descripción de las mejores empresas a las que vender un producto o servicio, y por otro, el buyer persona, entendido como una representación semificticia del cliente ideal —en esta ocasión, se trata de una persona física o individuo— basada en datos reales. Precisamente, es el buyer persona quien debe inspirar las acciones de SEO, por lo que la empresa debe conocer a fondo sus necesidades y hábitos de navegación online.
La razón más importante por la que es necesario el SEO es porque hace más útil tu página web tanto para los usuarios como para los motores de búsqueda. Aunque estos aún no pueden ver una página web como lo hace un humano. El SEO es necesario para ayudar a los motores de búsqueda a entender sobre qué trata cada página y si es o no útil para los usuarios.
Entonces partiendo de la base y recomendaciones de Google donde nos insta que debemos conseguir enlaces naturales me llevó a la conclusión que este linkbuilding natural también se podría llamar amigo building, es decir que es muy importante crear una relación real de amistad con otros profesionales de nuestro sector, porque conseguiremos muchas menciones de sus artículos y crear acuerdos y colaboraciones diversas.
Google fue planteado en función de un algoritmo que determinaba la relevancia de una web al igual que se determina la relevancia de un estudio científico. En el caso de un estudio científico cualquiera es, a priori, el número de citas en otros artículos el que indica si se trata de un artículo de alta relevancia. En el caso de una página web, es el número de enlaces de otras página el que indica que se trata de un dominio relevante.
En muchas ocasiones podemos encontrar elementos que hacen que el usuario, al verlos, se vaya de la página web. Un claro ejemplo de ello son los pop-ups que aparecen sin control impidiendo la visibilidad de la página. Esto hace que los usuarios se vayan del site y pinchen en el siguiente resultado. Además, esta práctica puede derivar en una penalización de Google y, por ende, en un descenso en las posiciones en los buscadores, un hecho que se conoce como 'Pogo sticking'.
Al principio los motores de búsqueda se basaban en el número de veces que se repetía una palabra. Al hacer una búsqueda rastreaban en su índice esos términos para encontrar qué páginas los tenían en sus textos, posicionando mejor la que más veces lo tenía repetido. Actualmente, son más sofisticados y basan sus índices en cientos de aspectos diferentes. La fecha de publicación, si contienen imágenes, vídeos o animaciones, microformatos, etc. son algunos de esos aspectos. Ahora dan más prioridad a la calidad del contenido.
Te preguntarás: "¿pero esto qué tiene que ver con una estrategia de SEO?" La cuestión es que saber quién es tu buyer persona es un dato de información importante que debes tener en cuenta en cada paso de cualquier estrategia. Es una tarea a la que no muchos le dan la prioridad que se merece y, sin duda, puede determinar el éxito de tu estrategia de posicionamiento web. 
×