A la hora de elaborar estos contenidos, es indispensable utilizar correctamente las palabras clave o keywords, que son las términos que el buyer persona introducen en los motores de búsqueda para encontrar la solución a sus necesidades o problemas. Incluyendo estas keywords en los diferentes elementos de su web —como por ejemplo el título, la URL o la metadescripción, lo que corresponde a las técnicas de SEO onpage—, la empresa hará que el site tenga más opciones de aparecer en los primeros resultados que arrojan los buscadores.
No obstante, mientras se lleva a cabo este proceso de optimización en la estructura interna de la web, hay que seguir unos pasos concretos para que la estrategia sea efectiva: definir qué elementos deben rediseñarse, proteger los activos de la página durante el proceso de rediseño, intentar causar una buena impresión en el usuario, velar siempre por la calidad de los contenidos y monitorizar constantemente los resultados de las acciones de SEO.

Supongo que está claro que las palabras clave son las palabras que ponen los usuarios en la caja de búsqueda de Google, Bing y demás motores de búsqueda. Pero también son las que los usuarios buscan directamente en una determinada página web. Es decir, son las palabras que mejor definen el contenido de una página y que mejor responden a las búsquedas de los usuarios. Y estas palabras clave son uno de los numerosos factores que los buscadores tienen en cuenta a la hora de posicionar una web en las SERP (Search Engine Results Page o Página de resultados del buscador).
Relevancy is the first qualifier of a quality link opportunity. The next qualifying factor is the authority of the opportunity. Since Google doesn’t update PageRank (PR) anymore, you must rely on third party metrics. I recommend you use Domain Authority (DA) from Open Site Explorer, Domain Rate (DR) from Ahrefs, or Trust Flow from Majestic to determine the quality of your link opportunities. You should use all three tools if you can.
En primer lugar, una disparidad muy a tener en cuenta entre SEO y SEM es el tiempo que necesitaremos invertir para que nuestro negocio online alcance un posicionamiento óptimo en Google. Con SEM, ya sea mediante AdWords o Google Shopping, nuestro negocio aparecerá en la primera página del buscador en un corto espacio de tiempo (según el precio pagado por el anuncio), por lo que obtendremos visitas de manera rápida y efectiva.

Hay numerosos estudios que afirman que las personas centran su atención más en una zona determinada de la pantalla que en otra. Estos estudios indican que nos fijamos más en la zona superior izquierda: por este motivo, el resto de elementos pasan más desapercibidos. En función de la posición que ocupe una web en la página de resultados de un motor de búsqueda, el número de clicks que recibe cambia notablemente, por ello es fundamental hacer un buen trabajo de posicionamiento.
Metadescripción: este es el texto que aparece en los resultados de búsqueda (SERP). La metadescripción no afecta a tu SEO directamente, pero sí que es una etiqueta importante porque influye en el número de visitas que recibes desde los motores de búsqueda. Cuando redactes la metadescripción de tus páginas, trata de incluir tus palabras clave y un call to action ("conócenos", "visítanos", "cotiza hoy", etc.). Recuerda que no debe excederse de 155 caracteres.
×